Monthly Archives

abril 2016

Las alternativas a la jerarquía

By | Inteligencia colaborativa, Organizaciones, Redarquía | No Comments

Enrique Casnell, en el texto La mirada sistémica de la organización, nos plantea una reflexión clave para la época cambiante en la que nos ha tocado vivir. Dice Casnell: “La jerarquía, las estructuras piramidales pueblan nuestras organizaciones. Durante muchos años han sido el paradigma de referencia. Pero desde hace ya un tiempo está fuertemente cuestionado por su anclaje en una cultura basada en el control y el miedo, contrapuesta a la cultura de compromiso e innovación que hoy se busca y se necesita”.

Lo que plantea Casnell no es un fin de las jerarquías. Nada de eso. No se cuestiona que haya una organización piramidal, que haya puestos de responsabilidad; lo que sí se cuestiona es la forma en la que se ejerce esa responsabilidad.

En su artículo, Casnell menciona dos alternativas a la jerarquía: holocracia y redarquía; redes de personas, dice el autor, que “trabajan en colaboración con diversos roles que pueden ser desempeñados por unos u otros. Estructuras horizontales, sin referencias jerárquicas para el funcionamiento o la toma de decisiones”. Estas alternativas al establishment actual en empresas y organizaciones son para Casnell, aún a día de hoy, “anecdóticas”.

John Kotter y su libro Acelerar son un parte importante en el artículo. Kotter “propone un enfoque diferente: la organización dual. En su planteamiento lo que plantea es que las estructuras jerárquicas, piramidales, son muy buenas haciendo trabajos estandarizados, prestando servicios repetitivos. En lo que no son eficientes es generando innovación, gestionando proyectos transversales, favoreciendo la implicación de las personas. Hasta ahora los esfuerzos mayoritarios se han dirigido a reformar la jerarquía para que asuma los cambios necesarios para ser también buena en estos otros ámbitos”.

Kotter añade que la redarquía es un “medio mucho mejor para la innovación, la creatividad y la implicación de las personas. Pero no lo propone como una alternativa. La potencia reside, desde su perspectiva, en saber articular ambas dinámicas organizativas en la misma empresa: la organización dual”.

El impulso de Google hacia el liderazgo digital

By | Inteligencia colaborativa, Organizaciones | No Comments

Google tiene claro cuál debe ser el camino a seguir en las empresas y organizaciones: tomar riesgos, compartir ideas y proyectos; todo, para conseguir el impulso hacia el liderazgo digital. Así lo expresó en el encuentro Atmosphere México, donde fue recogido por El Universal.

El director general de Google México, Lino Cattaruzi, expresó durante el acto que en Google se usa el pensamiento “10X” que supone que el proyecto en el que se trabaje tienes que ser no un diez por ciento mejor sino 10 veces mejor. Con ello lo que quieren conseguir es que se priorice en el trabajo, se tenga éxito y trabajen mano a mano personas afines para descubrir tecnología que ayuden a solucionar problemas.

Otro de los puntos importantes del evento fue cómo Google destacó lo importante que es para empresas y organizaciones hoy en día el uso de herramientas digitales que favorezcan compartir la información. También, como en Google se apuesta por contratar a gente con capacidad de liderazgo y colaboración, que sepan usar datos y tomen decisiones.

Lo ideal, apuntaron desde el gigante tecnológico, es dar con personas que combinen pasión y compromiso; luego, si esas personas trabajan en ideas creativas surgiá la innovación, un valor que se genera con el día a día.

El bien común como base para el liderazgo del siglo XXI

By | Estrategia, Liderazgo, Organizaciones | No Comments

Si un individuo quiere crecer, y quiere también que la organización o empresa que dirige haga lo propio, tiene que dejar de pensar en el beneficio propio y pensar en el bien común. Esta es la idea principal que extraemos del artículo El liderazgo basado en el “nosotros”, de Zyanya López.

Su planteamiento parte de la premisa establecida por Luis Huete y Javier García en el libro Liderar para el bien común: “lo que es bueno para los individuos y para la sociedad acaba siendo bueno, prácticamente siempre, para las empresas”. Los autores inciden en esta obra, además, en la necesidad de que haya individuos en las organizaciones o empresas cuya toma de decisiones no se quede solo en dar órdenes. Estas personas tienen que ser capaces de desarrollar un sentido de responsabilidad en sus colaboradores o empleados, que tengan una remuneración acorde y además sean conscientes de que las decisiones que toman influyen en la sociedad.

Como vemos, los autores ofrecen desde un principio herramientas y guías para la época que nos ha tocado vivir: plagada de grandes cambios pero también de oportunidades; un momento donde “líder es aquella persona con capacidad de ejercer tareas directivas y de influir positivamente en un grupo de individuos”. Y añaden: “Hemos comprobados que el talento de los líderes influye en la salud de la organización y es que estos no se contentan con saber que su empresa va bien, sino que buscan ir más allá. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que marcan en buena medida el rumbo de una sociedad”.

Pero la tarea del líder va más allá de buscar el bien común; tiene que luchar con fuerzas resistentes al cambio y generar nuevas estrategias que hagan entrar en razón a los opositores y demuestren los beneficios de las nuevas implementaciones. Además, el líder, tiene que hacer frente a tendencias negativas que pueden manifestarse en él mismo: “Las personas con poder tienden a padecer los síntomas de las patologías del poder (…) uno de los síntomas es creerse por encima del bien y del mal y dar rienda suelta a caprichos y excentricidades. Por tanto, el autocontrol, el ponerse límites y la sobriedad generan confiabilidad y fiabilidad, elementos que se convierten en un importante instrumento de integración”.

En esta lucha que tiene el líder por conseguir el bien común, encontrará conflictos en la organización o empresa; con todo, explican Huete y García “son clave para que existe la libertad de expresión en la empresa, que hay una relación verdadera entre los integrantes del equipo que luchan por un objetivo en común”. Es, para muchos expertos, un reflejo de que se están sentando las bases para que el talento se renueve.